Si hago mi vida, traiciono. Relaciones tóxicas.

Si hago mi vida, traiciono

Me he dado cuenta de que me resulta difícil tomar mis propias decisiones. Existe una figura importante en mi vida, tan importante que siento que depende de mí y que de alguna manera yo también dependo de ella. Tomar una decisión para mí mismo se convierte en un conflicto con ella; si hago mi vida, parece que la traiciono.

Nuestra relación es tremendamente complicada, discutimos a menudo, a veces me dan ganas de largarme y no volver a verla nunca más. Alguna vez me he largado, pero siempre acabo regresando. Y ahí estamos, pegadas de una forma rara, casi tóxica, sin vida aparte de la que tenemos en común.

Si me harto y tomo una distancia física, en realidad no sirve para nada porque algo ocurre en mí que me sigo sintiendo pegada psicológicamente. Y no sería sincero si no admitiera que tampoco deseo del todo separarme de ella, porque en realidad disfruto de nuestra compañía. Me da pánico solo el pensar en su muerte, en nuestra separación.

No tengo a nadie más en esta vida, no soy nadie sin ella. Tampoco ella es nadie sin mí. Por eso me cuesta crear relaciones nuevas. Para ella mis parejas siempre tienen algún defecto determinante, son sus enemigas. Y para mí, simplemente me parece que cuando ella encuentra pareja cambia de tal manera que no la aguanto: se vuelve distinta, quizá distante, y no lo soporto.

Carmen G. Rosado

Una película para inspirar: Psicosis, de Alfred Hitchcock

Otras preguntas frecuentes sobre Psicología.